EL EXILIO DE DUARTE EN VENEZUELA: ENTRE SUS VICISITUDES Y SUS ALEGRÍAS.

(Con motivo del Día Internacional del Migrante y del Refugiado, quiero dedicar este texto a los 25,000 venezolanos que han encontrado en nuestro país un hogar cálido y acogedor, y a los millones de seguidores de este blog, quienes día a día leen y aprenden de todo cuanto se publica aquí. Gracias a todos ustedes. Seguiré batallando por un mundo de Individuos Libres y Felices, para alcanzar un Mundo cada vez mejor para todos quienes habitamos en el.)

 

“Arrojado de mi suelo natal por ese bando parricida que empezando por proscribir a perpetuidad a los fundadores de la República ha concluido por vender al extranjero la Patria, cuya independencia jurara defender a todo trance, he arrastrado durante veinte años la vida nómada del proscrito”.

 

Juan Pablo Duarte.

 

 

En agosto de 1844, y tras el contragolpe dado por el Gral. Pedro Santana a los Trinitarios (quienes ya habían dado un golpe cívico-militar contra la conservadora Junta Central Gubernativa, que aspiraba a convertir la Rep. Dominicana en un protectorado francés), exilió a Juan Pablo Duarte, junto a varios de sus compañeros al puerto alemán de Hamburgo, desde donde se trasladaría, 3 meses después, al puerto de La Guaira, en Venezuela, donde se reunió con la totalidad de su familia.

 

Sobre el exilio y la acogida de Duarte en Venezuela existen múltiples y detalladas historias y anécdotas recogidas por diversos historiadores, tanto dominicanos como venezolanos,  las cuales podemos resumir de la siguiente manera:

 

Tras su llegada a Venezuela, se instalo en primera instancia en Caracas, donde se dedicó, entre otras actividades, a remozar los títulos de propiedad de la familia Diez (en Venezuela se había instalado, desde principios del siglo XIX, su tío Mariano Diez y Jiménez) y a hacer contacto con las figuras mas connotadas de la política y la cultura del país que lo acogió. Cabe destacar que la casa donde se alojó el patricio dominicano se ubicaba en la zona mas céntrica y pudiente de la capital venezolana en el siglo XIX, a pocas cuadras de la casa natal de El Libertador Simón Bolívar, lo que da a entender la posición holgada de la familia Duarte – Diez, si se revisan los documentos notariados de propiedad que indican el valor de dichos inmuebles para la época, y donde se sindican también el numero de inmuebles a nombre de la familia, a juzgar por el testamento de Mariano Diez, elaborado hacia la década de 1860. La tradición también refiere que Duarte habría tenido dos hijas, que responderían a los nombres de Sinforosa y Sandalia, habidas presumiblemente con su prima maternal Vicenta Diez, a pesar de que no se ha encontrado prueba documental que avale esta información.

 

Por aquellos años, Venezuela era un país también convulsionado (al igual que la Rep. Dominicana y otros países de América Latina) por las luchas entre liberales y conservadores, una lucha a la que el propio padre de Dominicana no pudo escapar, al establecer contacto con destacadas figuras de la política y las armas, tales como Antonio Leocadio Guzmán y Juan Crisóstomo Falcón (quien posteriormente llegaría a ser presidente de Venezuela después de la Guerra Federal) , y el Gral. Duarte, buscando tranquilidad y tras enterarse del fusilamiento de María Trinidad Sánchez y algunos de sus amigos y colaboradores, se trasladó a la región del Orinoco, mas concretamente a Rio Negro, donde entró en contacto con el misionero italiano Juan Bautista Sangenís, con quien trabó una amistad de tipo cultural y también intelectual, trasladándose hacia 1856 a la región de Apure, en los Llanos de Venezuela, mas concretamente a la ciudad de Achaguas, donde se le consigue como miembro de la sociedad “Joven Achaguas”, presidida por José Cornelio Muñoz, entidad dedicada a la difusión de la cultura y de las ideas liberales y mas avanzadas de la época. Es durante este periodo que Duarte se convierte en testigo de la Guerra Federal (1859-1863) y decide trasladarse nuevamente a Caracas.

Instalado nuevamente en Caracas Duarte recibe, hacia 1861 la trágica noticia de la Anexión de Dominicana a España de manos del Gral. Pedro Santana, del fusilamiento de su gran amigo Francisco del Rosario Sánchez y de los incidentes provocados por dicha jugada política traicionera y anti-dominicana.

 

Duarte, entonces, decide volver a la acción y consigue vender la casa  donde residía y con la aportación del Presidente Falcón (quien aportó la suma de 1,000 pesos venezolanos a la nueva causa duartiana), se embarca hacia finales de 1863 junto a su hermano Vicente Celestino Duarte, el poeta Manuel Rodríguez Objío y el coronel venezolano Candelario Oquendo (quien posteriormente sería, durante la Guerra Restauradora entre 1863 y 1865, consejero de confianza del Gral. Gaspar Polanco y uno de los artífices, en medio de dicha guerra, del derrocamiento y posterior fusilamiento del Presidente de la Junta del Gobierno Restaurador, José Antonio Salcedo), poniéndose a las ordenes del gobierno revolucionario con sede en Santiago, quienes, entre los temores y reticencias de unos y la admiración de otros sectores mas jóvenes, le ofrecen retornar a Venezuela como cónsul del gobierno en armas, postura al principio rechazada por el patricio, pero luego aceptada al dar cuenta de la actitud de quienes tenían el mando de la Restauración.

 

Es así como Duarte, tras 20 años en el exilio, retorna a Venezuela, donde recibe una magra pensión por parte del gobierno restaurador durante aproximadamente dos años, pensión que complementa con su negocio de confección de velas para los barcos, balandras y fragatas que atracan y comercian con frecuencia en el puerto de La Guaira, trasladándose con frecuencia entre este puerto y la casa de su familia en Caracas. Es en este ultimo estadio de su vida que se toma la única fotografía conocida del patricio dominicano, hacia 1873 y por insistencia de su hermana Rosa Protomártir, quien coloca detras de la misma una leyenda explicando el motivo de dicha imagen, y al mismo tiempo denostando el nivel de miseria en que para ese entonces se encontraban sus familiares.

 

Aquejado por la tuberculosis, Duarte finalmente muere en Caracas el 15 de julio de 1876, a los 63 años de edad. Como una extraña paradoja de la historia, el patricio fundador de la Rep. Dominicana falleció un día y 60 años después del aniversario del fallecimiento del Precursor Francisco de Miranda, quien muriera exiliado y preso en tierras españolas, y después del aniversario mas celebrado por los liberales de la época: el de la Revolución Francesa, la misma que inspiró los ideales de los grandes héroes de las independencias americanas.

 

Cabe destacar, que en Venezuela se cumplió una parte primordial de su Ideario, donde llamaba “a proteger y conservar por medio de leyes justas la libertad personal, civil e individual así como la propiedad y demás derechos legítimos de todos los individuos”, aun los extranjeros, para quienes había que brindarles justicia y los deberes impuestos por la filantropía.

 

Como Duarte, hoy nos toca a nosotros salvaguardar a nuestros hermanos de otras latitudes, que aun en medio de las miserias y penalidades por las que han debido atravesar, han venido a nuestro país en busca de un lugar seguro, ciertamente, donde han encontrado y seguirán encontrando Libertad, Prosperidad, Dignidad y Paz.

 

Para con ellos toca ahora el mejor de los tratos que impone la solidaridad y la fraternidad entre todos los hombres.

 

 

EL CRIOLLO LIBERTARIO

@LibertCriollo89

Duarte observando la Patria desde el exilio.

 

Anuncios

LA CORRUPCIÓN COMO ENEMIGA DEL LIBRE MERCADO: ALGUNAS CONSIDERACIONES Y RECOMENDACIONES.

Uno de las percepciones erróneas mas recurrentes con respecto al sistema de libre mercado (capitalismo) es que es un sistema corrupto en si mismo y que es promotor de la corrupción de la misma. Para sostener este argumento se basan en los numerosos escándalos en que diversas compañías y empresas de diversa índole e inclusive en que muchas de estas utilizan acciones ilícitas con objeto de ganar mas dinero. A su vez, el mismo argumento ha sido utilizado por los socialistas para atacar de manera frontal tanto las libertades económicas como el mero hecho de generar y acumular riquezas.

No obstante reconocer que el flagelo de la corrupción es un tema de alta sensibilidad ciudadana y que la misma debe ser combatida con contundencia y determinación, se debe aclarar un punto: un verdadero sistema capitalista no puede prosperar en aquellos lugares donde la corrupción y demás actividades ilícitas prosperan, porque estas precisamente contribuyen a su estancamiento y deterioro, no a su crecimiento. Para entender mejor este punto debemos conocer que es exactamente la corrupción, cuales son sus características, cuales son los métodos mas efectivos para combatirla y cual es su relación con el capitalismo.

1.- ¿Que es la corrupción?

En su definición mas analítica , la corrupción se define como el incumplimiento del principio de imparcialidad con la finalidad de obtener de esta actividad algún beneficio personal o para allegados, familiares y relacionados. En ese sentido, las dos clases mas comunes de esta actividad son la administrativa y la política, referidas a aquellos delitos cometidos en el ejercicio de un cargo gubernamental (comúnmente llamado “publico”) o político , con el objetivo de conseguir ventaja de forma ilegitima, de manera privada y secreta. Los tipos mas comunes de corrupción en estos casos son el soborno (entregar ciertas sumas de dinero a cambio de favores o licencias en sentido pecuniario) , el trafico de influencias ( el uso de un cargo para beneficiar parientes, amigos o allegados) y el peculado (el uso de los recursos gubernamentales o estatales para beneficio personal y/o de otras personas). Las causas que motivan la corrupción son múltiples y variadas, pero las mas comunes son la falta de conciencia, la ausencia de una educación en valores éticos y morales, así como una ambición desmedida y el aprovechamiento de recursos para lograr fines pecuniarios privados a cualquier costo y sin medir las consecuencias. [1]

2.- ¿Cual es la verdadera relación existente entre la corrupción y el capitalismo, por que se les enlaza y bajo cuales argumentos?

Ludwig von Mises, fundador de la Escuela Económica Austriaca, en las paginas 419 y 420 de su libro “La Acción Humana”, explicó que en una verdadera economía de libre mercado, los empresarios y quienes invierten capital no tienen posibilidad de obtener ventajas del cohecho, como tampoco pueden coaccionar a los demás a que les proporcionen prebendas o privilegios; sin embargo, en los países donde existe cierto grado de planificación en la economía, existen grupos de presión lo bastante poderosos como para andar en búsqueda de privilegios para los suyos a costa de otros grupos o los mas débiles, lo cual a su vez motiva a que los empresarios busquen sobornar o comprar a estos grupos de presión (en todo o en parte) y con el tiempo buscarían privilegios también para ellos mismos y sus allegados, todo con el dinero de los consumidores, que son quienes aportan los recursos que luego serán destinados a la corrupción, por lo que se puede argumentar que . Dicho de otra manera, la planificación gubernamental de la economía (conocida como Dirigismo) produce el circulo vicioso de la corrupción, circulo que solo se incrementa en la medida que los gobiernos crean reglamentos y medidas para el control del mercado, haciéndolo cada vez mas dependiente del Estado y dejando menor margen de maniobra para la empresa privada. [2]

Queda claro, pues, que el sistema capitalista no es el origen de la corrupción ni mucho menos de otras practicas delictivas asociadas a la misma, sino que por el control gubernamental sobre el mercado; dicho de otra manera, la corrupción tiene su origen en factores políticos, basados enteramente en los intereses de los grupos ligados al Estado (y en la apabullante mayoría de los casos, del Estado mismo) y en la naturaleza absorbente y coactiva del mismo, quienes obligan a los consumidores a proporcionar los fondos que se utilizan en la corrupción y no en proyectos que faciliten la vida de los ciudadanos. Prueba de ellos podemos encontrarla si comparamos el Indice de Percepción de la Corrupción de 2016 librado por Transparencia Internacional, con el Indice de Libertad y Competitividad Económicas de ese mismo año, donde observaremos como los países con mayor indice de percepción de la corrupción son exactamente los mismos países donde las libertades económicas están muy disminuidas. [3] Para citar dos ejemplos contrapuestos: en 2016 Rep. Dominicana se ubico en el puesto 31 de dicho Indice, indicando ser el país 120 de los 176 mas corruptos a nivel mundial; pues bien, concomitante a este perturbador hecho, en ese mismo año 2016 Dominicana se ubico entre los países menos libres para ejercer la actividad económica, ubicándose en el puesto 61 y descendió 1.9 puntos hasta llegar al puesto 62.9, manteniéndose como una economía “moderadamente libre” [4] , paralelamente al hecho de que descendió 6 puntos en el Indice de Competitividad del año 2017; en cambio países como Nueva Zelanda, Vietnam o Hong Kong lograron mantenerse entre las economías mas libres del mundo, con una tasa mínima o nula de percepción de la corrupción [5]. En resumen: a mayor o menor libertad económica, mayor o menor posibilidad de ejercer actos de corrupción.

3.- ¿ Como se combate la corrupción?

Como ya pudimos ver, la corrupción tiene su origen en intereses políticos deseosos de controlar al mercado, y que estos se valen de métodos de coacción y coerción en buena medida debido a los controles del Estado sobre la economía. En ese sentido, y dadas las circunstancias actuales, la lucha contra la corrupción pasa obligatoriamente por una liberalizacion del mercado, a través de la abolición directa de los controles y monopolios estatales, tales como la privatización de la banca, la reducción del gasto publico, la reducción/eliminación de impuestos, la disminución de las trabas para la creación de empresas , y una profunda revisión y posterior reforma de las leyes en materia económica.

Conclusiones:

La corrupción es ciertamente uno de los flagelos que mas daño hace a la sociedad, tanto a nivel económico como a nivel moral, pero no obstante, no debemos permitir que la misma se convierta en un habito destructivo tanto a nivel individual como a nivel ciudadano. La solución real al problema de la corrupción pasa por una profunda reforma sociocultural y económica, donde se establezcan responsabilidades claras a partir de las acciones individuales en concordancia con las acciones empresariales, y estableciendo penalidades claras y rápidas para castigar el cohecho y otras actividades delincuenciales vinculadas a la misma, a la vez que se creen mecanismos para denunciar actos dolosos, totalmente privados y transparentes que solo sirvan a los intereses cívicos y no político-partidistas.

Solo al momento en que las sociedades tengan la capacidad para asumir sus propias libertades, podremos alcanzar un mundo mas prospero, feliz, y sobre todo, auténticamente Libre.

EL CRIOLLO LIBERTARIO

FUENTES:

1.- http://conceptodefinicion.de/corrupcion/

2.- http://www.libertadyprogresonline.org/2013/05/30/capitalismo-y-corrupcion/

3.- https://www.transparency.org/news/feature/corruption_perceptions_index_2016

4.-http://www.competitividad.org.do/wp-content/uploads/2017/08/%C3%8Dndice-de-libertad-econ%C3%B3mica-2017.pdf

5.- https://www.datosmacro.com/estado/indice-competitividad-global/republica-dominicana

Corrupcion

A LA CONCIENCIA DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL: EL DRAMA DE LA DIÁSPORA VENEZOLANA EN REPUBLICA DOMINICANA.

(El siguiente documento no es de la autoría de CARIBE LIBERTARIO. Se trata de un llamado de la comunidad venezolana residente en territorio de la República Dominicana, que ante los desmanes y abusos cometidos por parte del gobierno de ese país, a través de la llamada Dirección General de Migración (DGM), organismo adscrito a los Ministerios de Defensa y de Interior y Policía, se han visto imposibilitados de realizar sus actividades normales debido a las constantes amenazas y chantajes de los agentes y funcionarios de dicha institución, quienes en los últimos meses se han dedicado a una real y efectiva cacería de ciudadanos extranjeros –venezolanos incluidos- sin contar con una efectiva asistencia de los organismos que defienden los derechos humanos y universales. Quien reproduce el siguiente comunicado da fe y testimonio de cuanto se ha escrito en el mismo, y hace un llamado a la conciencia universal, y a la comunidad internacional, a exigir respeto y garantías para los venezolanos en este país del Caribe, y asimismo, hace un llamado a repudiar los intentos de la narco-dictadura venezolana por mantenerse en el poder a base del derramamiento de sangre, la represión y las tácticas dilatorias que solo buscan acrecentar la rampante crisis existente en el país sudamericano. Agradezco infinitamente la atención de nuestros fieles lectores, y les reconozco el mérito por difundir y comentar las ideas expresadas en este espacio.)

 

Amigos venezolanos y no venezolanos del mundo.

Acá nosotros, los venezolanos que decidimos hacer vida en República Dominicana (ya ustedes saben por qué razones) nos sentimos un poco tribulados, pues desde hace unos meses para acá hemos sido objeto de persecución por parte del gobierno Dominicano (Migración) por nuestra irregular situación de inmigrante. Nos están apresando y posteriormente deportando, actualmente (hoy 03/12) hay más o menos 10 venezolanos detenidos por Migración que serán enviados a Venezuela, sin contar los que ya han deportado. A diario esta gente sale a hacer operativos para vulgarmente “pescarnos”.

 Queremos hacer este comunicado para que se escuche en todo el mundo y llegue a oídos de los organismos competentes para que hagan algo al respecto. Estamos desde hace tiempo atrás solicitando un operativo que regularice nuestra situación pero nada de eso sucede. Pedimos que pasen esta información a todos sus amigos y compañeros, que se haga viral, que se escuche nuestra voz en todo el mundo y que nuestras peticiones sean escuchadas y atendidas pues imaginamos que no somos los únicos que nos afecta esta situación. ¡Difundan por favor!

Gracias y Dios les bendiga.

 

Agradezco de antemano por su atención, y por hacer efectiva la difusión y el conocimiento de esta información, en aras de contribuir a un mundo más Libre, Próspero y Feliz.

 

EL CRIOLLO LIBERTARIOVenezolanos-en-República-Dominicana

 

 

¿DIÁLOGO O HECHOS CONCRETOS?

     El día de ayer se celebró una nueva ronda de diálogos en Rep. Dominicana entre la autocracia que por estos días rige con espantoso tesón a Venezuela, y la llamada “oposición” política aglutinada en ciertos sectores de la llamada “Mesa de la Unidad Democrática”, a los fines de lograr una solución a la ya de por si agobiante y cada vez más creciente crisis en el país caribeño y sudamericano. Cabe destacar que si bien no es la primera vez que se dan estos intentos de diálogo (ya desde 2014 se vienen haciendo, cabe destacar, infructuosamente) en todos estos priman varios factores comunes, siendo quizás el más importante el mutuo desconocimiento entre uno y otro sector.

    Las exigencias del sector opositor (que en muchos sentidos pudiera reflejar –como de hecho, refleja en algunos casos- las aspiraciones de un grupo muy importante de venezolanos) son desconocidas por el gobierno venezolano (cuyas exigencias, cabe decir, reflejan una descarada negligencia e ignorancia del drama que se vive en su propio país) y viceversa; una conducta cruzada que se ha visto en visto en varios encuentros entre ambos sectores, y que ha motivado no en una, sino en varias ocasiones, las fracturas en los intentos de negociación.

Algunos apuestan a que la situación sea diferente en Rep. Dominicana, con la mediación del presidente Danilo Medina y el canciller dominicano Miguel Vargas. Esperanza que cada día parece verse más lejana, a pesar del supuesto “optimismo” que afirma mostrar el gobierno quisqueyano, en medio de un ambiente de hermetismo que se vislumbra en la sede de la Cancillería; sin mencionar, claro esta, la poca parcialidad diplomática del gobierno dominicano respecto al tema de Venezuela, que se ha visto reflejada en votaciones en la OEA y de manera clara en su discurso ante organismos regionales e internacionales.

Frente a todo ese panorama, ¿puede hablarse de un dialogo franco y abierto, con mediadores imparciales y veraces?

La respuesta puede encontrarse si tomamos una idea en concreto: que en todo dialogo, es imprescindible que dos o más personas estén de acuerdo en una idea compartida y se reconozcan mutuamente, para poder discutir los planteamientos que traen discordia y buscar una solución satisfactoria para ambas partes. Idea que, para despecho de muchos que se niegan a reconocer la realidad, no es compartida ni por un bando ni por otro en este dialogo, por el mutuo desconocimiento existente entre ambos sectores, y por la negligencia de uno de esos sectores –el de la autocracia venezolana- en reconocer una espantosa crisis multidimensional que ha originado en Venezuela una espantosa escasez de rubros de primera necesidad, y una apabullante emigración sin precedentes en la historia no solo de ese país, sino de América Latina y el mundo, como no se había visto desde las guerras civiles en Centroamérica.

Sin embargo, también en este panorama subyace un punto que muchos se han negado a reconocer: la inutilidad de dialogar con mentalidades donde la idea de negociar es inaceptable, léase, mentalidades autoritarias y rígidas, donde cualquier ápice de conversación bilateral no solo es algo irrisorio, sino también inaceptable. Es bien sabido que a lo largo de la historia buscar diálogos con regímenes autoritarios ha sido infructuoso y hasta inmoral, y en el caso venezolano, debemos entender que no estamos tratando con un gobierno abierto al disenso y las opiniones divergentes, sino con una asociación de tiranos y malhechores dispuestos a sacrificar hasta las vidas y las riquezas de su país con tal de mantenerse en el poder. Y más aun, cuando la persona que afirma servir de mediador es conocido por sus posturas e intereses con semejante clase de dirigentes políticos, con el único fin de desviar la atención sobre los problemas domésticos que, paradójicamente, son similares en inspiración y método a los problemas foráneos que presuntamente se tratan de resolver.

El mensaje en estos puntos es bastante claro y evidente: con los tiranos, lo mismo que con los criminales, no es posible ninguna clase de negociación ni dialogo, ya que por mas buenas intenciones que se presuman o realmente se puedan tener, siempre se buscara una oportunidad para evadir responsabilidades y tratar de esquivar la justicia que, más tarde o más temprano, ha de llegar por los actos cometidos.

Para que sea posible un verdadero diálogo, se requiere verdadera voluntad no solo para comunicar ideas, sino para concretarlas en aras de salir del atolladero provocado por dos décadas de conflictividad, miseria y terror, y en la actual coyuntura que se vive no solo en Venezuela, sino en todo el continente americano, un dialogo no es, ni será posible.

Venezuela, y la América Latina en general, no necesita diálogos ni negociaciones, sino hechos concretos, que le permitan no solamente salir de las continuas crisis que la azotan, sino también constituirse en verdaderas tierras de Libertad, Prosperidad, Paz y Felicidad.

Por lo tanto, basta de diálogos estériles y mediáticos, que solo sirven como distracción, porque el tiempo de hacer lo correcto y en concreto, es perentorio, y en estos casos, URGENTE.

Este es el momento de ACTUAR, y no de negociar. Las negociaciones deben de darse en un marco de respeto y reconocimiento mutuo, en paz y serenidad.

Solo cuando estos planteamientos, básicos pero al mismo tiempo esenciales, sean tomados y analizados a profundidad, se podrá llegar a un verdadero dialogo, sin exclusión, chantajes ni manipulaciones, y con la civilidad y cordialidad propias de individuos y gobiernos respetables y respetuosos de las reglas de la Libertad, del Consenso y de la Ética ciudadanas.

Comunicarse es, esencialmente, un método propio de seres racionales y civilizados, y nunca puede ser un método para dilaciones ni incumplimientos.

 

EL CRIOLLO LIBERTARIOvenezuela_dixlogo.jpg_1718483347

 

LA TRAGEDIA DE EMELY PEGUERO Y LAS LECCIONES QUE NOS DEJA.

(Antes de proceder a leer este texto, les ruego a mis amables lectores que perdonen mi larga ausencia. Motivos de fuerza mayor me obligaron a descuidar un poco este blog, y asumiendo la responsabilidad por la misma, me comprometo ante ustedes a resucitar esta página, de la cual es sabido por mi persona que es de su entero gusto y deleite. Gracias por su atención y comprensión.)

 

El mes en curso empezó en la Republica Dominicana con uno de los crímenes más horrendos y espantosos de toda su historia reciente: la desaparición y posterior asesinato de la joven Emely Peguero, de 16 años y oriunda de la comunidad de Cenovic, en la provincia San Francisco de Macorís (región noroeste de la Rep. Dominicana), a manos de su pareja sentimental, y cuyo móvil (y la razón que motivo semejante nivel de espanto en la sociedad), fue el avanzado estado de gestación de la víctima, lo cual en todo el sentido de la palabra, se constituye en un doble homicidio.

Lejos de hacer un resumen de la noticia y mucho menos hacer análisis sociológicos sobre este escabroso crimen, es la intención de quien escribe intentar buscar y exponer algunas lecciones y a la vez, desmentir cierta campaña insidiosa elaborada por sectores que procuran culpabilizar a quienes nada tuvieron que ver en este hecho, y que por consecuencia, no son responsables de la muerte de esta niña.

De cierto es – y no podemos negarlo – que la Rep. Dominicana, junto a Venezuela y algunos países en la América Central, encabeza la lista en los índices de embarazos precoces en nuestra región, y muchos de estos embarazos se deben, no solamente a una deficiente (y en muchos casos, nula) educación sexual, sino también a la falta de experiencia típica de la juventud, tendente a querer saltarse etapas sin siquiera tener conciencia ni criterio sobre las consecuencias de sus actos. A pesar de las políticas para procurar frenar este flagelo (que a pesar de no tener los índices de epidemia, implica un grave perjuicio para todos los involucrados, aun para la misma sociedad que resulta indirectamente afectada), lo cierto es que la solución al problema del embarazo precoz pasa por una educación realmente libre, basada en responsabilidades y criterio científico y socio-ético. Sociedades más avanzadas, donde la educación imparte desde la infancia conceptos como responsabilidad individual (y por defecto, social) y fomento de la racionalidad, han logrado frenar este mal en aras de mantener el desarrollo y el progreso material y espiritual de cada uno de los componentes de las comunidades, y cuyos resultados están a la vista de todos.

Proceder a buscar culpables por este crimen donde ciertamente no los hay es, por lo tanto, desacierto y una manipulación descarada y aviesa, por cuanto la sociedad dominicana poco y nada tiene que ver con estos hechos. Los responsables directos de este crimen, a juicio de quien escribe, son las personas allegadas tanto a la víctima como a su cruel e insensible verdugo, por hacer tolerado y hasta celebrado (en muchos sentidos) este tipo de comportamientos, por motivos que solo ellos conocen, pero que son tan execrables y despreciables como el delito en sí.

Emely Peguero fue víctima, no del embarazo precoz o una sociedad hipócrita y maniquea, como han asegurado a pie juntillas ciertos sociólogos y “expertos en la conducta humana”; fue víctima de una familia que, al margen de cualquier justificación que se quiera elaborar, prefirió aupar una situación a todas luces insostenible, y de un hombre que simplemente no quiso asumir su responsabilidad y su condición varonil, contando claro esta, con una cómplice de cierto rango con la influencia necesaria como para intentar encubrir este acto criminal, descontando con el hecho de que “nada hay oculto bajo el sol”, y que a la larga, todo llega y todo sale a la luz.

La horrenda muerte de esta jovencita nos deja una serie de lecciones a todos, en diferentes aristas:

  • A los jóvenes, que deben vivir sus etapas y no querer saltarlas en aras de alcanzar la madurez.

 

  • A los adultos, a ser más responsables de nuestros actos y asumir las consecuencias de los mismos.

 

  • A las familias, a involucrarse mejor en las vidas de sus hijos y demás integrantes, en aras de formar mejores individuos, y en consecuencia, mejores sociedades.

 

  • A la sociedad, a dejar la hipocresía y asumir cada cual, individualmente primero en su conjunto después, la responsabilidad de educar a cada uno de sus integrantes en un ambiente libre de tabúes y ataduras sin sentido.

 

Solo a través de una mejor educación podremos no solo frenar semejante crisis, sino también autoevaluarnos y mejorar como individuos y sociedades, y en el camino, alcanzar la plena Libertad y Felicidad.

1024x550

EL CRIOLLO LIBERTARIO

 

 

La Nación Dominicana ante el peligro de una nueva autocracia: carta abierta al Presidente Danilo Medina.

LIC. DANILO MEDINA SÁNCHEZ      

PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DOMINICANA

Señor Presidente:

Nuestro país se encuentra en una importante coyuntura histórica a la cual no podemos seguir ajenos y de la cual todos, gústenos o no, somos actores de primera categoría con un rol primordial no solo ante nuestra Nación, sino ante el mundo. Con el ánimo expreso de comunicar lo que muchos ciudadanos no se atreven a decir, le expondré dos tópicos que se encuentran en las mentes de muchos dominicanos honrados y con buenos deseos e intenciones para consigo mismos, para con el prójimo y la sociedad, y en la mayor de las instancias, con la Nación que constituimos todos quienes hacemos vida común en ella.

Uno de esos tópicos es el tema de la lucha contra la corrupción, lucha que había sido uno de sus principales estandartes desde la campaña electoral de 2012 y que juró usted cumplir al asumir la Primera Magistratura, juramento que usted no ha cumplido,  prefiriendo atribuir dicho incumplimiento a cierta incapacidad para enfrentar dicho flagelo, y no a la falta de rectitud y carácter que son muy comunes en nuestra clase política, no solo en nuestro país, sino a nivel mundial. La ciudadanía dominicana ha decidido, tras destaparse el escándalo de la constructora brasileña Odebrecht y la llamada “Operación Lava Jato” – donde se descubrieron pagos de casi US$ 800, 000, 000.00 en cerca de una veintena de países (incluido el nuestro en dicho listado) que realizara dicha compañía por conceptos de sobornos y prebendas -, que esta ha sido la gota que derramó el vaso y ha decidido asumir no solo esta lucha como su estandarte, sino un color que se ha convertido en un símbolo, no solo de esperanza, sino de pureza. A pesar de que yo mismo desconfío del llamado “Movimiento Verde” -no tanto por sus planteamientos (legítimos ciertamente), sino por los componentes humanos que dicen apoyar esta lucha (léase, sus líderes más notorios) -, lo veo como una expresión cívica de una sociedad resuelta a no permitir ni tolerar un solo día mas la corrupción, el desparpajo y la inmoralidad de quienes están llamados -en teoría- a representar los mejores intereses de la Nación y a servirle con verdadero compromiso ético. Intentar amedrentar a dicho movimiento mediante técnicas de espionaje, chantajes y hasta represión daría una mala imagen a su gestión (que está por demás cuestionada), y más importante, pondría aún más en duda la autoridad de su partido y su gestión para ejercer los destinos de nuestro país. Asuma su rol como gobernante, y enfrente el flagelo de la corrupción como es debido, puesto que de no hacerlo, los ciudadanos de la República, haciendo uso de nuestra libertad y nuestro derecho legítimo al disenso y a la desobediencia, procuraremos socavar al Estado para demostrarle a usted y a su gobierno que nosotros sí podemos regir nuestro propio destino, como individuos y como sociedad.

El segundo tópico es de carácter más internacional, y se relaciona con el tema en como su gobierno, presuntamente representando “los mejores intereses del pueblo dominicano”,  ha manejado la crisis existente en Venezuela y el modo en como a mi juicio busca relacionarse con un mundo y una sociedad cada vez mas cambiantes. En las últimas semanas la posición de nuestros “representantes” ante los organismos internacionales ha manifestado, ya sea directamente o con su silencio, el apoyo a una verdadera dictadura que reprime a quienes se le oponen o siquiera muestran algún disenso, una autocracia que prefiere dilapidar los cuantiosos recursos de un país otrora próspero que por acción de sus tiranos ha devenido en una miseria espantosa y criminal, que expulsa sin misericordia y con tristeza a sus hijos ( y la cuantiosa emigración venezolana que llega a nuestro país es muestra más que muestra viviente de que la situación en ese país no está para nada bien), y con todo y todo, reiteradamente demuestra su apoyo a semejante gobierno, que está demás decir que tiene una “petrochequera”  vacía y no envía su “preciado” petróleo a nuestras costas desde hace años, producto nuevamente de una crisis causada por ellos mismos, su irresponsabilidad y el seguimiento a una ideología fracasada y desfasada. Seguir apoyando semejante tiranía no solo prolongará la agonía del pueblo venezolano,  sino que perjudicará en sobremanera a nuestro país, porque está dando al mundo la señal de que todos los dominicanos apoyamos semejante régimen oprobioso y homicida, y a la larga, afectará nuestra imagen como país ejemplar donde se respiran aires de libertad y prosperidad. En tal sentido, y contando con la aprobación y la bendición de los cerca de 30,000 venezolanos que hacen vida común en nuestro país, le insto a revisar su postura ante dicha problemática de carácter internacional, y brinde su apoyo, no a la dictadura sanguinaria que busca mantenerse en el poder a sangre y fuego, sino con el pueblo que lucha por su dignidad y su libertad, un legado que le inculcó a Ud. el profesor Juan Bosch, quien jamás permitió que una dictadura tan cruel como la de Trujillo lo amilanara, sino que por el contrario, le dio fuerzas para apoyar no solo a los dominicanos que luchaban contra el cruel dictador, sino contra otros dictadores de otras latitudes. Apoye a los venezolanos que están allá sacrificándose por sobrevivir y ser libres, y también a los venezolanos que están aquí y siguen llegando en busca de un mejor futuro para ellos mismos y sus hijos; ellos ciertamente se merecen el mejor de los respetos, nuestra consideración, y todo nuestro apoyo verdadero.

Señor Presidente, tiene usted la oportunidad de casarse con la gloria si asume usted la rectitud y la moral y decide actuar por el camino del bien y la honestidad. De lo contrario, que Dios lo juzgue y le someta al tormento que amerite.

Me despido, deseándole una verdadera reflexión de su parte y que sea Dios quien lo ilumine en ese camino.

Saludos cordiales,

EL CRIOLLO LIBERTARIO

danilo2

A LA OPINIÓN PUBLICA NACIONAL : LA DIASPORA VENEZOLANA EN REP. DOMINICANA.

Los hemos visto en nuestras calles, caminando por nuestras aceras, conviviendo con nosotros, vendiendo arepas, jugos y empanadas en nuestras esquinas y parques, limpiando nuestros vehículos, vendiendo libros y objetos infantiles y de uso diario en nuestras principales avenidas, inclusive algunos han sido contratados en empresas que, dándose cuenta de su potencial y las ganas que le echan al trabajo, los aceptan y les pagan el sueldo justo, sueldo que les permite conseguir los alimentos y la dignidad que en su país no tienen por haber sido dilapidada de la manera más ruin.

Se trata precisamente de la diáspora venezolana que en los últimos años se ha incrementado en nuestro país, y que ha dejado de ser poca cosa para convertirse en tema de conversación aún de los funcionarios del Estado. Una diáspora inusitada con características particulares, que la asemejan y a la vez la diferencian de otros grupos migratorios que tradicionalmente han hecho vida en nuestro país. Indistintamente de los motivos -por todos conocidos, pero lastimosamente poco comentados- por los cuales ellos escogieron nuestro país para rehacer sus vidas y reinventarse como individuos, debemos aceptar el hecho de que ya están aquí, y en virtud de los principios cristianos en los que se basa nuestra formación humana, asistirles y darles una mano.

Históricamente, Rep. Dominicana y Venezuela han sido dos pueblos que, aunque separados por un mar de miles de kilómetros de distancia, han estado culturalmente unidos y se han apoyado en circunstancias difíciles, ayuda que ha sido reciprocada mutuamente a lo largo de los tiempos. Venezuela dio asilo a los independentistas dominicanos durante muchos años, la reconoció y apoyó en sus luchas contra Haití, España y Estados Unidos, dio cobijo y refugio a los exiliados de ambas dictaduras (Gómez y Trujillo), y más adelante, acogió a miles de dominicanos que hicieron vida y familia allá sin pedirles nada a cambio, y que hoy, ante la terrible crisis causada por el propio gobierno (devenido en tiranía al auténtico estilo del crimen organizado), han optado por regresar, siendo acompañados por millares de venezolanos, en su mayoría gente joven y preparada que, ante un futuro sombrío en su propio país, ha optado por sacar todo su potencial en tierras foráneas, a pesar de todas las cortapisas que el Estado en nuestro país, tanto a través de sus funcionarios diplomáticos como de los servicios migratorios, les han interpuesto no solamente para que no entren a nuestro país, sino para que los que ya se encuentran aquí se vayan por sus propios medios, demostrando cinismo y poca consciencia respecto al prójimo desvalido, que lejos de maltratos y humillaciones, pide a gritos solidaridad y apoyo.

Sería una muestra de ingratitud de parte de nosotros no ser solidarios ni recíprocos con quien nos tendió la mano en tiempos de necesidad, y si bien este no es un llamado para que todo el que entre a nuestro país lo haga cual “Pedro por su casa”, si es un llamado para que se despierte la consciencia ciudadana sobre este tema, y actuemos todos en consecuencia.

Por lo tanto, hago un llamado a la ciudadanía dominicana, para que nos solidaricemos con nuestros nuevos compatriotas y exijamos a nuestras autoridades respeto para con ellos en su libertad e integridad, y solidaridad para que se adapten a nuestro hermoso país que, al igual que el suyo en tiempos pasados, tiene mucho que ofrecerles. Hacerlo nos mostrará como un pueblo no solo auténticamente solidario, sino también, como un pueblo realmente civilizado que ayuda a quien realmente lo necesita, y en el proceso, nos convertirá en mejores individuos, y en sociedades dignas de respeto y admiración.

Solo a través de la unión, el respeto a la libertad y la solidaridad, contribuiremos a un mejor país donde todos, sin ninguna distinción, hemos encontrado un hogar común.

Apoyemos a los venezolanos residentes en Rep. Dominicana, y lograremos todos, el país que realmente queremos y nos merecemos.

EL CRIOLLO LIBERTARIO

2016, el año memorable

Decir que el 2016 fue un año más sería restarle méritos a todos los acontecimientos que se han suscitado. Inesperados para muchos, sorprendentes para todos, agradables o molestos dependiendo del prisma con que se vislumbren, los sucesos a nivel político, social, histórico, económico y cultural que se han dado este año dieron mucho de que hablar y ciertamente seguirá siendo tema de conversación por muchos lustros más, en especial porque esto podría ser un indicativo de un nuevo ciclo en la historia de la humanidad, y una nueva página que nuevos actores escribirán para las generaciones por venir.

Para algunos sectores desde la izquierda política, el 2016 fue un mal año en virtud de que sus adversarios – y enemigos ideológicos- en la derecha obtuvieron triunfos importantes y consiguieron poner en jaque a las ideas “progresistas” en particular, y a la nueva ola socialista y neocomunista que en general había tomado el área de la cultura y las ideas. Para los sectores del conservadurismo y el llamado “neo-conservadurismo” (especialmente los que se ubican en la llamada “alt right” o “derecha alternativa”) en este año se impuso el criterio común sobre el progresismo y la izquierda, llevando a un nuevo debate ideológico con dos extremos políticos que se consideran ambos ganadores. Sin embargo, analizando objetivamente los acontecimientos, en muchos casos primó la sensatez y el sentido común sobre el fanatismo ideológico, pesaron más los deseos de verdadera justicia y sana convivencia que la hipocresía y los ánimos solapados de venganza y retribución violenta, y en muchos sentidos, ganaron las iniciativas y deseos individuales de un mundo y una sociedad mejor donde las relaciones interpersonales y el desarrollo sean posibles sobre la base del respeto y la sujeción personal a su propia cultura y modo de vida; dicho de otra manera, ha triunfado un personalismo saludable por sobre un neo-colectivismo insano y perjudicial.

Sin embargo cabe preguntarse: ¿cuándo comenzó toda esta ola que ha sido tachada por unos como “la nueva ola conservadora” y por otros como “el retorno de la sensatez mundial”?

La respuesta a esta pregunta podríamos encontrarla no en el año 2016, sino quizás en los acontecimientos del año 2014 en Venezuela, durante las protestas antigubernamentales conocidas como “La Salida”, que no solo pusieron en jaque a Nicolás Maduro y su gobierno, sino que por primera vez mostraron el modelo neo-autoritario existente en el país sudamericano, y que había sido modelo para otros países de la región, quienes aupados por cierta bonanza económica a nivel mundial, se sintieron a sus anchas para poder imponer sus criterios en la forma de ejercer el gobierno en sus respectivas naciones. Decir que estos acontecimientos envalentonaron a los sectores conservadores sería una verdadera desfachatez de parte de quien escribe, en virtud de la realidad es que envalentonó a aquellos que se sintieron hastiados de la crisis múltiple existente –aún hoy- en el país sudamericano.

Pasó aproximadamente un año de la situación en Venezuela, y 2015 comenzó en Guatemala con el escándalo de corrupción aduanal conocido como “La Línea”, escándalo que alcanzó a las mas altas esferas del gobierno de ese país centroamericano y eventualmente terminó con el arresto y la caída del régimen del presidente Otto Morales, acusado hasta la fecha actual de haber sido cómplice de dichos actos, que no está demás decir indignaron a la ciudadanía e incluso motivaron la elección de un “outsider” a la presidencia guatemalteca.

Para finales de 2015, habían sido celebradas dos elecciones en Argentina y Venezuela, donde respectivamente un conservador, Mauricio Macri, y las fuerzas aglutinadas dentro de la llamada Mesa de Unidad Democrática (MUD), obtuvieron la Presidencia y el control del Poder Legislativo, colocando por primera vez en jaque a las fuerzas izquierdistas y “progresistas” de dichos países. Luego llegó el año 2016, con su carga de sorpresas, agradables y esperanzadoras para unos, y terribles y espantosos para otros.

La primera sorpresa se dio en febrero de 2016, cuando los británicos escogieron salirse de la Unión Europea, lo que desde el primer momento suscitó una ola de temor y agresividad por parte de los países miembros de dicho organismo suprarregional y a la vez envalentonó a los movimientos antiglobalización, quienes vieron en esto una oportunidad de desmembrar la UE y volver a una Europa con países soberanos. Por esas mismas fechas apareció en el escenario político norteamericano un “outsider” poco común: el magnate inmobiliario Donald Trump decidió correr por la Presidencia de Estados Unidos de Norteamérica bajo la nominación del Partido Republicano (la cual obtuvo por abrumadora mayoría) y eventualmente le ganaría la elección presidencial a la popular candidata demócrata Hillary Clinton. También por esas mismas fechas Colombia, en pleno proceso para implementar la paz con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), mediante unos acuerdos celebrados en La Habana, Cuba, y que debían ser refrendados en un plebiscito a celebrarse en octubre de 2016; dicho plebiscito arrojó que un poco más de la mitad de los colombianos rechazaba los acuerdos firmados en Cuba (más no necesariamente la paz en sí), acuerdos que tuvieron que ser modificados pero cuyo nuevo contenido es desconocido para las mayorías. Se podría decir que, añadiendo a todo este panorama, la muerte de Fidel Castro, líder histórico de la llamada “Revolución Cubana”, y otra serie de eventos de eventos que por falta de espacio no podrán ser mencionados en este artículo, el año 2016 fue un año negativo para los progresistas y la izquierda en general, y una especie de año positivo para sus adversarios ideológicos.

Frente a todo este panorama que se vivió en 2016 y el que se avecinaría en este 2017, caben hacerse las siguientes preguntas: ¿qué motivo al ascenso político de los grupos anti-stablishment progresista? ¿significa esto necesariamente un nuevo equilibrio ideológico y de poder a nivel mundial, o esto es solo un ciclo que durará poco tiempo en la historia de la humanidad?

La primera pregunta parece tener una respuesta muy clara: la izquierda demostró de manera abierta y descarada que sus verdaderas intenciones eran crear nuevos sistemas de opresión y exclusión basados en la victimización de las minorías y una serie de legislaciones “incluyentes” que en realidad tendían a crear fricciones y divisiones entre la sociedad, sin contemplar el diálogo o el acercamiento entre las personas. Como es natural, y frente a un clima socio-político y cultural similar al descrito en el libro de Orwell “1984”, los ciudadanos encontraron en las redes sociales un lugar donde podían organizarse y apoyarse mutuamente (similar al papel que jugaron durante la Primavera Árabe de 2011), hasta que eventualmente llegó el momento de darse a conocer masivamente en cuanto a sus ideales, y eventualmente crearon una matriz de opinión entre una mayoría de personas que, aunque perjudicadas por los progresistas bajo un sistema de “apartheid ideológico y social”, tenían las redes para expresar sus opiniones y pensamientos respecto a temas de trascendencia. A juicio de quien escribe, fue este panorama lo que eventualmente desembocó en el triunfo de un conservadurismo moderno, capaz de ofrecer soluciones concretas y en un lenguaje políticamente claro e incorrecto, libre de presiones y pragmatismos, a la vez que sencillo y llano.

Con respecto a la segunda cuestión, la respuesta pudiera dependerá de como se comporte el presente año, un 2017 que nos presentará desafíos en todos los sentidos, y que al final serán los que determinen el destino de la sociedad actual.

Al final, queda bajo el criterio de los individuos, decidir su propio destino, sino el de la sociedad en todo su conjunto. Solo podemos esperar, que este 2017 sea más tranquilo y mucho más certero y estable que el gran año que acaba de pasar.

El Criollo Libertario

OPINIÓN EDITORIAL:De anarquistas, la evasión fiscal y la radio: las opiniones de un locutor.

Desde que me envolví en el libertarismo y el anarcoindividualismo supe de inmediato que mi labor, junto a la de muchos otros con quienes comparto el mismo punto de vista tanto en mi país como alrededor del mundo, no pasaría desapercibida para ciertos sectores afines al Estado que temen la desaparición del mismo y una eventual desaparición de sus monopolios y controles a nivel político, socio-económico y cultural. Lo que voy a relatar a continuación es prueba de que nuestras actividades son bien conocidas y a la vez temidas por estos grupos.

Por estos días el Sr. Magín Díaz, presidente de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) de la República Dominicana reveló, tras asumir su cargo en el actual gobierno reelecto, que un estudio realizado entre 2013 y los primeros 4 meses de el año en curso, la evasión fiscal había sido del 70% a nivel nacional (siendo que el subporcentaje para la capital era de aproximadamente el 90%), siendo que la recaudación real era de solo un 5% y el restante 25% estaba “bajo análisis e investigación”, además de que se reportaron atrasos “sospechosamente deliberados” en la recaudación fiscal correspondiente a los períodos 2014-2015, y que el año siguiente empezó con cuentas atrasadas. Como es de esperar, aseguró que la evasión fiscal era “el segundo deporte favorito de los dominicanos, después del béisbol” y que esta práctica colocaba a la Rep. Dominicana en un riesgo fiscal sin precedentes en el país, que había que crear una “cultura fiscal responsable”, entre otras cosas que no mencionaré aquí por ser repetitivas y monótonas.

La reacción de algunos comunicadores no se hizo esperar. Pocos días después, cuando parecía que todo había sido olvidado, un conocido programa de radio conocido como “El Gobierno de la Mañana”, compuesto por una plana de locutores de diversas líneas políticas (aunque todos estatistas y tendentes al progresismo) discutieron este tema y uno de ellos señaló que la razón por la cual la evasión fiscal aumentó tanto en poco tiempo se debía “a la labor de los anarquistas”.

Citaré de manera no textual sus palabras: para este señor (por tratarse de un hombre entrado en años), “los anarquistas dominicanos no son como los locos que viven tirando bombas ni ondeando volcanes (la bandera roja y negra de los anarcocomunistas, ya que la bandera de los anarcocapitalistas es llamada popularmente “ la abeja”)”, sino que elaboran una agenda muy inteligente a través de lo que el denominó “manipulación ideológica del pueblo”, predisponiéndolo contra el Estado y entre otras cosas, tildó a los anarquistas y quienes los apoyan como “malagradecidos” por “no agradecerle a un Estado que cumple su papel como es debido (esto es, mediante pagar impuestos y acatar las leyes por muy injustas e irracionales que estas sean)”, y en general, expresó su preocupación porque este movimiento, al que está demás decir que tildó de “obedecer a intereses oscuros y peligrosos”, estaba creciendo entre mucha gente joven y profesional que estaba leyendo “ideas desfasadas, desorientadoras y sumamente espantosas e inmorales”, y quizás en un atisbo de extraña genialidad, atribuyó esto a un Estado “que no se ha preocupado por la juventud, por lo cual debe cumplir su papel de orientador de jóvenes para enseñarles que es mejor un Estado funcional que una anarquía brutal, autoritaria y salvaje”. El resto de lo que dijo fueron criticas ácidas y poco condescendientes para los comerciantes y micro-empresarios, para quienes exigió “sanciones ejemplificadoras” que demostraran el castigo que se merecen todos los evasores, porque “castigando severamente a estos, se corrigen los demás”.

De todo esto, saqué las siguientes conclusiones:

1.- Las ideas de libertad individual plena y de una sociedad sin Estado ciertamente están calando entre muchos dominicanos de diversas profesiones y ocupaciones, quienes ante la presencia de un Estado cada vez mas abusador, derrochador, ineficiente y corrupto, han optado por buscar mecanismos para socavarlo y demostrarle que contra hombres libres no hay poder capaz de subyugarlos.

2.- Claramente, esta labor no ha pasado desapercibida ni para el Estado ni para sus aliados y esbirros, quienes buscarán cualquier método para evitar lo que es inevitable: el hartazgo hacia el Estado y su eventual desaparición no a través de la violencia, sino de las ideas.

3.- La labor de mucha gente joven ha sido primordial para enseñar y conseguir nuevos adeptos para el libertarismo/anarquismo, incorporando en esto a quienes, sin saberlo hasta ahora, son los verdaderos saboteadores al Estado: los pequeños comerciantes, artesanos y micro-empresarios que no solo saben que los impuestos son un robo, una estafa y un fraude, sino que muchas veces, le hacen el frente con su inteligencia, avidez y mente clara para los negocios.

Agradezco infinitamente a quienes colaboran conmigo en esta importante y pesada tarea de llevar las ideas de verdadera libertad a las personas, pues es a través de nosotros que se creará una verdadera humanidad Libre, Próspera y Feliz.

EL CRIOLLO LIBERTARIO.

dont-tread-on-me

EN LINEAS GENERALES: OPINIONES SOBRE LA “PAZ” EN COLOMBIA, EL VOTO DOMINICANO EN LA OEA ANTE LA SITUACION EN VENEZUELA Y LA SALIDA DE LA GRAN BRETAÑA DE LA UNION EUROPEA.

La semana que está finalizando ha estado plagada de noticias y acontecimientos que deben ser analizados de la manera más objetiva posible, por cuanto son hechos de mucha trascendencia regional y a la vez mundial.

Comenzaré por una noticia que ha acaparado la atención de América Latina y el mundo: el inminente fin del conflicto interno de Colombia y la firma de los acuerdos para el cese bilateral del fuego en ese país. Sobre el mismo han existido presunciones, rumores e ideas respecto a la celeridad, lentitud, forma y cumplimiento del mismo, pero un hecho es innegable: el conflicto interno colombiano, entre distintas fuerzas políticas, militares, guerrilleras y paramilitares, había sido – aparentemente hasta el jueves -, el más largo del continente americano con 52 años de duración, y cuyos efectos son, si bien calculables, difíciles de asimilar: aproximadamente 250 mil muertos, 7 millones de desplazados internos y 50 mil desaparecidos es el – presumible – saldo final de esta guerra interna, cuyo final se avizora próximo a suceder. Sin embargo, ¿se puede afirmar que una vez las FARC abandonen las armas y se sometan a lo establecido en los eventuales acuerdos de paz, llegarán las tan anheladas “Paz y Tranquilidad” a ese país? La respuesta a esta interrogante es, desafortunadamente negativa, por la siguiente razón:

Si tomamos en cuenta que éste ha sido un conflicto largo en el cual muchas veces la guerrilla colombiana ha hablado de paz y roto subsecuente y frecuentemente sus promesas, es natural la absoluta (y patente) desconfianza de los colombianos hacia los guerrilleros y sus simpatizantes políticos, una desconfianza que no desaparecerá de la noche a la mañana y que seguirá siendo tortuosa; sin mencionar claro está, los deseos de venganza reprimida de muchas víctimas quienes, en caso de no acceder a la justicia y reparación que tanto esperan, la buscarán por su propia mano, y quien escribe esta opinión, no descarta que muchos de los que pasarán a ser ex-guerrilleros serán ajusticiados una vez intenten re-insertarse en la vida civil. A nivel político, será bastante difícil (aunque quizás no imposible) la inserción de los jefes guerrilleros en la política, por las razones ya expuestas.

En conclusión: la “Paz” en Colombia no será algo instantáneo ni duradero, sino tortuoso, difícil y lleno de escollos que, a la larga o a la corta, no podrán ser llenados adecuadamente.

Con respecto a la situación de Venezuela, mi postura es harto conocida y no creo necesario volver a repetir el tema. Sin embargo, la postura del gobierno dominicano, si bien no sorprende y puede causar opiniones encontradas, amerita cierto análisis de parte de un servidor que, sin justificar tan bochornosa acción, buscará explicarla para brindar luces al respecto, y en el proceso, emitiré mi propia postura personal.

En la votación del día de ayer el gobierno dominicano, dando instrucciones a su embajador, se unió al grupo de los 13 países que pidieron no escuchar el Informe del Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), haciéndole el juego a los intereses del gobierno venezolano de Nicolás Maduro, con el propósito de desviar la atención respecto a la gravedad de la crisis en el país sudamericano. Los otros 20 votos positivos permitieron que se escuchara dicho informe, que contó con las consabidas groserías e insultos de la canciller venezolana (como se ve, esta gente carece de preparación diplomática) y las correcciones y reprimendas por parte del Presidente de dicho organismo. Independientemente de este hecho, es de mencionar y destacar que la sospechosa actitud del gobierno de Danilo Medina respecto a Venezuela ha dejado mucho que decir y desear tanto a lo interno de Rep.Dominicana como en muchos países de América. Sin mencionar el compromiso de Petrocaribe y las aparentes presiones del gobierno bolivariano sobre su par dominicano, un hecho es innegable: Venezuela ya no tiene con qué financiar su propaganda diplomática y política, y el gobierno dominicano está consciente de ello, y junto a ésto, tiene pleno conocimiento de el viraje ideológico de muchos países de América Latina y el Caribe (cambio ideológico que también alcanzó a Rep.Dominicana y se expresó en algunas victorias electorales de la oposición en materia municipal y legislativa), y frente a esta situación, han optado Danilo Medina y su camarilla por adoptar una postura de cautela diplomática y política, que sin embargo, y a juicio de quien escribe, no está siendo bien aplicada y puede traer, en el mediano y largo plazo, consecuencias severas a nivel político, económico y de las relaciones exteriores.

En ese mismo tenor, aprovecho, como ciudadano de la Rep.Dominicana, para desvincularme de todas las acciones emanadas o elaboradas por quienes gobiernan en mi país, por cuanto dichas acciones no me representan ni siquiera en mis aspiraciones y buenos deseos para con el pueblo venezolano, postura que comparto con la gran mayoría de mis compatriotas, quienes por demás, anhelamos Libertad, Felicidad y Prosperidad.

El último tema a tratar es el resultado del referéndum respecto de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, cuya población optó ayer, con el 51.8% de los votos, salir de la misma por cuanto muchos entendieron que, a nivel económico y político no era conveniente. De cierto es que la Gran Bretaña, aún perteneciendo a la mancomunidad que desde finales del siglo XX rige sobre Europa, mantuvo una mayor autonomía en temas comunes de Europa que muchos de sus integrantes, siendo el único país de Europa que no utiliza el euro, y manteniendo una legislación social y migratoria muy fuerte con respecto a los refugiados de Oriente Medio. Estos y otros factores, incluyendo la percepción de flaqueza política del Primer Ministro David Cameron y la falta de aceptación hacia los laboristas, motivaron que la población votara, de manera mayoritaria, por salirse de la Unión Europea por no encontrarla acorde con los intereses británicos. Como es natural, esta decisión generó reacciones muy variadas a nivel mundial, lo que refleja la preocupación del mundo político respecto a sus relaciones diplomáticas: ahora los países europeos, americanos y de otras latitudes tendrán que lidiar con el hecho de que no solo la Gran Bretaña ya no se acogerá a los dictámenes europeos, sino que además, el ejemplo anglosajón puede inspirar a otros países a buscar su secesión del resto de países que integran la Unión Europea. Es ciertamente una situación que podrá convertirse en una crisis si no se acepta el hecho de que los británicos han hecho uso de su capacidad de elección para ir contracorriente, lo que ya está generando, al momento de escribir estas líneas, mucha confusión y malestar a nivel político, diplomático y económico.

De estos tres acontecimientos podemos sacar la siguiente lección: en la medida en que cambian las sociedades su modo de pensar, son capaces de lograr grandes avances (o grandes retrocesos), y es deber de éstas demostrarle a sus gobiernos y al mundo en general, el gran potencial que tienen cuando se trata de luchar por la consecución de sus anhelos y deseos. Los sucesos que se han dado en esta semana son para reflexionar y tomar acciones en procura de preservar y defender nuestra Libertad e Identidad frente a aquellos quienes procuran una nueva dictadura moderna, y contra quienes los amantes de la Libertad hemos procurado combatir para conseguir una sociedad mas libre, feliz, próspera y verdaderamente justa.

Collage NoticiasEl Criollo Libertario